Las visitas a las minas de Olmos y Puras se ofertan en un paquete único

Posted on

Sierra Activa y Beloaventura, las empresas que gestionan las visitas turísticas a los complejos mineros de Olmos de Atapuerca y Puras de Villafranca en Belorado, han alcanzado un acuerdo para ofertar a los visitantes en un único paquete ambos recorridos. Así con la entrada que se pague en uno de ellos, se obtendrán un descuento del 15% para realizar la visita al segundo complejo, además de ofrecer información sobre ambos.

La puesta en valor de las antiguas minas, de hierro en el caso de la pedanía de Atapuerca, y de manganeso, en el de Puras se sumó a la iniciativa del primer complejo en la provincia que se acondicionó para visitas, las minas de San Adrián de Juarros en 2001. Sin embargo, la visita a éstas no se incorpora al proyecto de Puras y Olmo, aunque los promotores no descartar entablar contacto con el Ayuntamiento juarreño para estudiar esa posibilidad; en este caso, la gestión es municipal al contrario que en los dos anteriores.

Por lo que respecto al complejo de Olmos de Atapuerca, inaugurado en marzo pasado, las visitas se centran en la mina Esperanza, acondicionada para que los visitantes conozcan cómo se trabajaba en las minas y se extraía el hierro. Sierra Activa trabaja en estos momentos en la nueva cartelería, folletos  y el diseño de las entradas en las que ya se contemplará el segundo recorrido y el descuento en base al acuerdo alcanzado. La idea, explica Eduardo Cerdá, alcalde pedáneo de Olmos y responsables de Sierra Activa, es que ambos proyectos se retroalimenten y se complementen desde los puntos de vista de la geología y la minería. La distancia que media entre ambos complejo se puede hacer en 40 minutos.

Sierra Activa, por otra parte, sigue dando paso para potenciar el carácter didáctico y experimental de las visitas a la mina Esperanza. Así, se han mantenido contactos con profesores de química de la UBU que les han enseñado distintos experimentos para llevar a cabo con el hierro y sus derivados, que comenzarán a mostrarse en verano, lo que supondrá un atractivo añadido. Uno de los experimentos o aplicaciones será provocar en menos de 10 segundos una reacción con hierro (fundición) alcanzando una temperatura de tres mil grados. Desde la apertura de la mina Esperanza a mediados de marzo, ha sido visitada por unas 500 personas. Igualmente, desde entonces, se han realizado mejoras como la recreación de sonidos y ambientes mineros y se han introducido faroles de petróleo que los visitantes llevan en las manos. En cuanto al exterior de la mina, se ha ampliado la señalítica y se ha reforestado la zona.

En cuanto al complejo minero de Puras de Villafranca, que es accesible desde el año 2010, la visita  permite revivir la experiencia minera de mediados del siglo XIX: cómo era la labor de los mineros que trabajaron en el subsuelo. las herramientas que utilizaban, los procesos industriales y los usos que se daba al mineral extraído. Las visitas se adentran en varias minas de manganeso y se conocen las infraestructuras asociadas a esta actividad industrial: desde los lavaderos de mineral, a la turbina que generaba electricidad o las oficinas. Se trata de la mina de Manganeso más antigua de España.
Por lo que respecta a las minas de carbón de San Adrián de Juarros, en estos momentos la gestión está en manos del Ayuntamiento. La visita comienza en el centro de recepción de visitantes con una proyección y después, a los visitantes se les dan las llaves para que puedan acceder a las dos bocaminas acondicionadas para ello -la más larga tiene unos cien metros-, pero sin guías que expliquen ese recorrido; éste se puede completar con el pozo San Ignacio, miradores y puentes sobre el ferrocarril minero. Diario de Burgos I.P. / Burgos